domingo, 9 de marzo de 2008

¿Salvando a Eurovisión?

Este sábado 8 de marzo, mientras veía el final de un programa televisado por TVE internacional, "¡Salvemos a Eurovisión!", no podía dejar de pensar en la cantidad de personas con las que trato a diario, que saben que soy español, que tienen televisión por cable, que sé que ven a menudo "Televisión Española Internacional" y que, casi con seguridad, estarían viendo el mismo programa que yo, o verán el festival de Eurovisión en su momento. ¡Verguenza! de salir a la calle y encontrarme con esa gente. No. No exagero. Se presentaron a concurso,tengo entendido -mas no puedo asegurarlo-, algo más de 600 interpretes, cada uno con su propia canción; de ellos se eligieron quinientos treinta y algo (sólo repito lo que se dijo durante el programa) y quedaron diez para la "gran" final. La gente votó, con sus llamadas telefónicas, por el intérprete y la pieza con la que más se identifican que es, obviamente, la que representará a España en el dicho festival. Mi pregunta, esa, la que no me permite salir del asombro es: ¿de verdad, en España se sienten representados por ese tal Rodolfo Chikilicuatre y su propuesta para Eurovisión? La pieza lo representa a él, no hay duda y no hay duda de que él es un digno interprete de la pieza pero... ¿ambos representan a España? ¿Y esa es la misma gente que se llena la boca intentando dar lecciones de cuanta área de conocimiento existe a quienes vivimos en los países de la America Latina? Soy español y he de decir que ¡no me representa el payaso Chikilicuatre!, ni siquiera en un festival de circo como el de Eurovisión. No veré el festival en su momento y cuando alguien me haga algún comentario, simplemente responderé: ¡no tuve ni voz ni voto en ello!. Yo, puesto en el lugar de cualquiera de los otros intérpretes (Coral, por ejemplo), me sentiría francamente ofendido por tal decisión.

No hay comentarios: