domingo, 28 de septiembre de 2008

Poemas desde el exilio

(José Alí)

No 8

Díganme de qué vale
sigan enjuiciando
a los generales
a los coroneles
a los capitanes,
y a todos aquellos
de la larga lista
de profesionales.

Digan los ministros
y digan los jueces
si habrá soluciones,
reapariciones,
resucitamientos,
y reparaciones.
Hoy gastan millones
en torturadores
y se han olvidado
de los torturados.
Les ponen castigo
de casa por cárcel
y los exiliados
víctimas de ellos
siguen desplazados.
Somos muchos miles
que en tieras extrañas
vemos nuestras vidas
en manos de otros,
se ha luchado tanto
con uñas y dientes
da pena decirlo
nos han convertido
en un expediente.
Ya, ya, ya,
terminen con eso,
hagan un receso
total esos seres morirán de viejos,
ellos en sus casas, sus countrys,
su polo, su tenis, su té de las cinco,
enfermeras, sueros, botellon de oxigeno,
paseando en Palermo
y llevando orondos
a los toros Angus a la casi propia
Sociedad Rural.

De los asesinos
despues hablaremos
ahora apliquemos ley de prioridades,
y la ley del exilio, qué?
y la jubilación por exilio, qué?
y la devolución de bienes usurpados, qué?

y de los siete mil que somos, qué?...
Ya vé...

se ha quedado mudo usted.

(José Alí)

miércoles, 24 de septiembre de 2008

Abrid los ojos gentes del mundo: asistimos al nacimiento de la nueva URSS (Unión de Repúblicas Socialistas del Sur). Gloria a todos los pueblos que habitan al sur de Río Grande.

martes, 23 de septiembre de 2008

Una del "corazón"

(porque no siempre es bueno callar)
-
María Patiño opina que el certamen Mis Venezuela es "opio para el pueblo", porque una vez al año reune (al menos este año) a quince mil espectadores en el Poliedro de Caracas. Me pregunto qué definición o calificativo podríamos darle a un programa como "Donde Estás Corazón", show televisivo en el cual ella interpreta -de forma pésima- el papel de periodista, que todos lo viernes idiotiza, por la medida baja, a 20 millones de españoles en la península.
María Patiño llegó a Venezuela, contratada (más que invitada) para ser parte del jurado del Mis Venezuela (¿¿¿???). En Venezuela se encontró con la típica amabilidad del venezolano, que se entrega, a veces hasta ingenuamente, al máximo, creyendo en la buena fe de todo el que llega.
Aquí, en un pais en el que, según sus palabras, "las chicas se inscriben en el Mis Venezuela para poder comer tres veces al día, porque es una de las pocas oportunidades que tienen para conseguir trabajo y para que las operaciones de cirujía estética les salgan gratis"), en ese pais donde la gente "lo pasa tan mal", comió gratis lo que quiso, como quiso y cuanto quiso; la vistieron como nunca pensó verse vestida (y nunca más se verá salvo que repita el atuendo -que dicho sea de paso le regalaron-... y aún así, le faltará el toque del estilista); la adornaron con unas esmeraldas que ni soñó poder ver de cerca ni volverá a ver más que en sueños y recuerdos; le regalaron un excelente trabajo de ortodoncia (ella misma afirma "ahora me verán sonreir más") que en España no hubiera podido hacerse con los ingresos que obtiene ejerciendo de forma tan mediocre su profesión. En fin, que la trataron como una gran señora y se fue, como lo que es, contando lo que la envidia, entre otras cosas, no le permite contar de forma objetiva. La culpa es de quien habiendo tanto personaje de altura dentro del pais se va a buscar tal personajillo en el extranjero. Lo cierto es que estas son el tipo de cosas que, cuando las veo en aquellos que diariamente son la imagen de España -y de los españoles- ante el mundo, me hacen desear haber nacido en otro lugar,y no pasar por la vergüenza de tener que reconocer que también yo soy español.

domingo, 21 de septiembre de 2008

La Pieza

(Un poema de Laura Curie)

De repente apareces como una sorpresa
Como especie de magia que inunda
Como esos cuentos que nos hacen dormir
Como la nada que en el silencio abunda
Y llegaste recogiendo quizá los pasos
Y llegaste saludando aún sin manos
Para verter más que el agua en esta fuente
Para expandir un poco mis pulmones cansados
Del humo del tiempo y la larga espera...
Plácidamente reposas en la tensión superficial
Temblando con la brisa que de frío mueve el agua
Y retomas el cauce de las horas ya muertas
Y recreas la vida que no permites cerca
Temblando y flotando como si no pasara el tiempo
Suspendiendo quizá, manteniendo ese margen
De rozar esas horas con el rígido cuerpo
Que se acuesta cansado prefiriendo borrarse.
Así mismo pareces la flor del pantano
Que se distingue fácil en medio de lo absurdo
Buscando no ser lo que siempre has sido
Escondiendo en el pecho al corazón desnudo
Que parece inmutable en medio del silencio
Que se ata al silencio cual si fuera un nudo.
No estoy aquí por una especie de juego
Ni una suerte de broma fraguada y resuelta
Vine a verte a los ojos con la luz encendida
Vine a traer las llaves que abren las puertas
Y una especie de sueño me dijo que era
quien aún no esperabas
encajando cual pieza...

Laura Curie

jueves, 11 de septiembre de 2008

Virtual

(anónimo recibido por e-mail)

Cierto día entré apurado y con mucho apetito a un restaurante.

Escogí una mesa bien alejada del movimiento, porque quería aprovechar los pocos minutos que tenía ese día, utilizarlos para comer y concretar algunas ideas de programación de un sistema que estaba desarrollando, además, tenía ganas de planear mis vacaciones, que desde hace mucho tiempo no sé lo que son.

Pedí un filet de salmón con alcaparras en mantequilla, ensalada con jugo de naranja, pues al final de cuenta hambre es hambre y régimen es régimen, no?

Abrí mi notebook y al mismo instante me llevé un susto con aquella voz bajita detrás de mí:

-Señor, me da algún dinero?

- No tengo, pequeño.

- Solo una monedita para compar un pan.

- Está bien, yo te compro uno.

Para variar, mi casilla de correos estaba llena de e-mails. Quedé distraído leyendo poesias, lindos mensajes, riendo de esas locas bromas. Ahhh! Esa música me llevaba a Londres, recordando un hermoso tiempo pasado.

- Señor, pida que le pongan al pan mantequilla y queso también, por favor!

Ahí me doy cuenta que el pequeño estaba a mi lado.

- OK, pero después me dejas trabajar, estoy muy ocupado, de acuerdo?

Llegó mi comida y con ella la realidad. Hago el pedido del pequeño, y el mozo me pregunta si quiero que el niño sea retirado. Mi cargo de conciencia me impide tomar una decisión, y digo “no, está todo bien”.

- Déjelo que se quede. Traiga el pan y una comida decente para él.

Entonces el niño se sentó frente a mí y preguntó:

- Señor, que está haciendo?

- Estoy leyendo e-mails.

- Y que son e-mails?

Son mensajes electrónicos enviados por personas vía Internet.

Sabía que el no iría a entender nada, y para evitar mayores preguntas dije:

- Es como si fuese una carta, solo que se envía por Internet.

- Señor, usted tiene Internet?

- Si tengo, es esencial en el mundo actual.

- Y que es Internet, señor?

- Es un lugar en la computadora donde podemos ver y oir muchas cosas, notícias, música, conocer personas, leer, escribir, soñar, trabajar, aprender. Tiene todo, pero en un mundo virtual.

- Y qué es lo virtual, señor?

Decido dar una explicación simplificada, con la certeza de que él poco va a entender, y me va a librar para comer mi almuerzo, sin culpa.

- Virtual es un lugar que imaginamos, algo que no podemos tocar, alcanzar. Un lugar en el que creamos un montón de cosas que nos gustaría hacer. Creamos nuestras fantasías, transformamos el mundo en casi como quisiéramos que fuese.

- Que bueno, me gustó!!!

- Pequeño, entendiste lo que es virtual?

- Si señor, yo también vivo en este mundo virtual.

- Y tú tienes computadora?

- No, pero mi mundo también es de ese estilo,... Virtual!!. Mi madre pasa todo el día fuera, llega muy tarde y casi que no la veo. Yo paso cuidando a mi hermano pequeño que vive llorando de hambre, y le doy agua para que el piense que es sopa. Mi hermana mayor sale todo el día, dice que va a vender su cuerpo, más yo no entiendo, pues ella vuelve siempre con su cuerpo. Mi padre está en la cárcel hace mucho tiempo. Y yo siempre imagino a toda la familia junta en casa, mucha comida, muchos juguetes en Navidad, y que voy a la escuela para ser un gran médico algún día. ¿Esto no es virtual, señor?

Cerré mi notebook, no antes de que mis lágrimas cayeran sobre el teclado. Esperé a que el niño terminase literalmente de “devorar” su plato, pagué la cuenta y di el cambio al pequeño, que me retribuyó con una de las más bellas y sinceras sonrisas que jamás había recibido en mi vida, y además con un “Gracias señor, usted es un maestro!”.

Ahí, en ese instante, tuve la mayor prueba de virtualismo insensato en que vivimos todos los días, en cuanto a la cruel realidad rodeada de verdad, y hacemos de cuenta que no la percibimos!

Anónimos por e-mail

jueves, 4 de septiembre de 2008

Carta sin estampilla

(un poema de Laura Curie)

Tú serás para mí, al doblar el recodo
Al llenar todo el vaso de agua
A las 4:59, cuando el alba germina
Al recoger la mesa
En lo que salga el agua tibia
Al secar la ropa
Cuando el horno esté a 350 grados
Tú serás para mí al minuto cero
Al tocar sin manos
A final de la larga espera
Al vestir las ganas
Al soñar despierta
Al bajar la llama
Al sentir que agoniza
Mi soledad anciana
Yo seré para ti justo 5 minutos antes
Que dé tiempo de vestirme
Y esperarte aquí sentada...

Laura Curie

lunes, 1 de septiembre de 2008

La Trepadora

Me hago eco del artículo que, bajo el título "La Trepadora", Roberto Hernández M. publicó el sábado 30 de agosto en el diario de Caracas "Ultimas Noticias":

Una actriz declaró que para hacer el papel de Victoria Guanipa, el personaje de la novela La trepadora de Rómulo Gallegos, no necesitaba leer el libro. No diré su nombre sino el de quien le dio el garrote: Rctv. En hombre de eso este nuevo fascismo extraordinario, como Nerón a Roma, el Imperio ordenó incendiar a Caracas para protestar por la no renovación de la concesión a esa promotora de la ignorancia. Hela aquí, publicada por la revista Sala de Espera (abril de 2008):

Sala de Espera: ¿Se tomó su tiempo para leer la novela de Rómulo Gallegos y ver en qué se asemeja con la adaptación de Ricardo Hernández Anzola?

[Actriz]: No. No me gusta leer. Sólo me dejo llevar por cada libreto. La historia de Ricardo Hernández es distinta. Es moderna. No es antigua, sino más bien futurista.

Sala de Espera: ¿Ni siquiera le dio curiosidad leerlo para tomar datos de su personaje?

[Actriz]: Leer un libro es volver atrás, y no para adelante.

Una vez, cualquiera de tantos chiquilicuatros de la oposición me dijo que las ideas de Bolívar estaban atrasadas porque tenían 200 anos. La mayoría de las afirmaciones de la oposición no son refutables sino ri-diculizables. ¿Cómo discute uno esa patochada? Como si las ideas fuesen cuestión de la moda que se lleva en la temporada. Entonces no hay ya que leer a Aristóteles porque tiene más de 2000 años. Pregunté al badulaque que así dijo de Bolívar que si había venido en automóvil. Me dijo que sí, y entonces lo puse morado burlándome porque cómo era posible que usara tecnología tan anticuada como la rueda. Que para hablar así de Bolívar debiera usar por lo menos un transportador molecular como el de la serie Star Trek. Ya ves, no son refutables sino ridiculizables. Porque, según eso, el capitalismo por el cual juran, tiene más siglos que Bolívar, para no hablar de su madre patria Estados Unidos, creados antes de que Bolívar naciera.

El año pasado escribí sobre el fascismo extraordinario. El ordinario es el de Hitler ordenando quemar París. Ya no hace falta tal atrocidad. Basta insensibilizarse para la belleza, para la catedral de Notre Dame, para nuestra Aula Magna, para las formidables novelas de Rómulo Gallegos. Lo demás es publicar millones de libros, como estamos haciendo.


rhernand@reacciun.ve - Roberto Hernández M.
-------------