domingo, 9 de noviembre de 2008

Oda a un profesor de matemática

A Romer Fagúndez
profesor de matemática
le enseñaron a sumar
en un curso de gramática.

Después leyó en el diario
algo de filosofía
sobre un sapo, en una zanja,
que saltaba y no salía

Y creyó Romer Fagúndez
que ya nada más había...
y decidió que, de grande,
matemático sería.

Pero no todo es tan simple
como luce en primer plano
y, lo mismo que su hermano,
no pudo Romer Fagundez
completar sus ambiciones...

Algunas instituciones
exigían demasiado.
Tuvo que conformarse
con llegar a licenciado
mas no en ciencias exactas:
... tan sólo en educación.

¡Educador!
¡Qué palabra tan hermosa!
¡Qué tan sublime concepto!
que unos llevan con honor
y otros pocos, mercenarios,
solo buscan escenarios
donde no se haga evidente
su mediocre formación.

Con tamaña frustración
se acerca todos los días
al templo donde su ego
se eleva como un avión...

(continuará...)

No hay comentarios: