miércoles, 1 de diciembre de 2010

Basta rimar cuatro versos, con una ortografía y una gramática que demuestran -ambas- un profundo desconocimiento de lenguaje y, lo que es peor, un desinterés total por su estudio, para ser llamado poeta; especialmente, si tales versos exaltan la figura del presidente o enaltecen la revolución, aunque el autor no crea ni en esta ni en aquél.
Vivimos rodeados de aduladores y, lo peor, es que los más grandes -de los aduladores- están en cargos de poder.

martes, 30 de noviembre de 2010

Hasta ahora, la revolución cultural, de la mano de Francisco Sesto -alias Farruco- no ha servido más que para intercambiar una élite por otra y dar cabida en el mundo de la cultura, a una cantidad de artistas, frustrados y resentidos, que poco tienen que aportar al arte o a la cultura.

Es así como se organizan certámenes improvisados, sin el más mínimo criterio organizativo, para hacerle creer al artista popular que se le está tomando en cuenta, como una forma de callar -o mantener a raya- el verdadero espíritu creador.

lunes, 29 de noviembre de 2010

Ideas al viento... ¿de qué sirven?

Las ideas son necesarias, mi estimado presidente Hugo Chávez Frías. No hay duda de ello: las ideas son algo imprescindible, pero no suficiente!
De nada sirve el "decir" si no se acompaña con el "hacer".
Las palabras al micrófono no sirven más que para llenar un espacio televisivo y hacer que una partida de inútiles ejerciten los músculos de sus brazos, aplaudiendo, como fanáticos ante la estrella de rock del momento.

Si no buscamos la manera de "hacer", y de que aquellos que hoy aplauden -sin más motivo que la adulación- comiencen a hacer el trabajo por el cual reciben un salario del estado, todos los conceptos ideológicos que podamos argumentar, terminarán siendo como el clima: tema de conversación social para quien no tiene nada de qué hablar.

sábado, 27 de noviembre de 2010

Cuando el polvo regresa al polvo,
el hombre se acerca a Dios...

(A Hilda, 21 años después de la siembra de su hijo)

Humo blanco fue el destino de sus sueños,
forzados a dormir cuando apenas despertaban.
Caudal de vida, condensada,
entre las luces de una mañana clara.

No pasa el tiempo en los relojes del recuerdo.

Hoy, como ayer, es joven el dolor
y pesado como saco de piedras en el alma!
Es fuerte el dolor,
hoy como ayer, y no se calma
aunque, ahogado en las tareas cotidianas,
a fuerza de costumbre,
se nos vuelva soportable.

No hay edad para el recuerdo.
No se mueven las agujas del reloj para la madre
que al hijo busca en los colores de la tarde
y sólo encuentra, entre recuerdos,
el camino sombrío hacia la noche
y una ausencia infinita en que abrazarse.

No hay edad para el recuerdo!
Es perenne el recuerdo a lo que se ama.

No envejece el recuerdo, ni una vida
es tiempo suficiente a la añoranza!

sábado, 30 de octubre de 2010

domingo, 10 de octubre de 2010

a Juan Carlos de Borbón

Rescato unos versos que escribí ya hace tiempo con motivo de aquel tan sonado "por qué no te callas?". Obviamente están fuera de tiempo (... o no tanto!), pero aquí los dejo para que no se pierdan...

Amigo Don Juan Carlos, ¿qué le pasa?
¿no tiene platos sucios en su casa?
a qué tanto afán, por qué el empeño
de salir a barrer la casa ajena
cuando tiene la suya ¡ay, qué pena!
revuelta como nunca lo había estado?
Porque..., en su casa, Don Juan Carlos
-mírelo usted por arriba o por abajo-
                                         como en todas
también se cuecen habas... ¡y a destajo!

Y digo yo, Juan Carlos, bien mirado,
¿A dónde se le fue la majestad?
¿Los años, sin piedad, se la han quitado?
la soberbia le pudo a la humildad
              ¡y quedó como un gran maleducado!

¿Será que aunque le duela la verdad,
los reyes son ya cosa del pasado?
¿Será que en estos tiempos, "vuesa alteza",
además de ser rey hay que ser mago
para ser, como rey, algo querido,
y ocupar un puesto compartido,
                           cada vez más relegado,
                                          en Navidad?

Se nota que en su casa, rey -de paso-
no quedan ni gallinas que callar,
al punto que ya nadie le hace caso
y a las "indias" ha debido viajar
por sentirse nuevamente soberano...
pero esos indios, ¡oh, señor!
ya no cubren sus "vergüenzas" con la mano,
-algunos, incluso, visten D'ior-
han dejado atrás el taparrabos,
no responden a más amo que a sí mismos
y no aceptan seguir siendo sus esclavos.

Yo entiendo, señor Rey, su malestar.
Sus súbditos, rebeldes, no se callan
ni se arrodillan, ya, ante su presencia
¡qué falta de respeto a su excelencia
otrora tan querido y aplaudido!
pero eso no le otorga a usted licencia,
de perder de tal manera la paciencia
y venirse a poner como una fiera.
Debe usted entender la evolución
y no seguir viviendo en el pasado
(o acostúmbrese a llevar más de estos chascos)
las colonias, hoy día, están en frascos,
y se hallan al alcance de cualquiera
en cualquier tenderete del mercado.

sábado, 11 de septiembre de 2010

Nos sorprendió la noche

(Ramón Cabanillas
Cambados, 1876 - 1959)

Trad. José L. Dasilva N.

Nos sorprendió la noche,
ya bien oscurecido,
en la baranda de piedra
que defiende el camino.
(Desde entonces tiene un nombre:
el puente de los suspiros)
No movía una hoja
el viento adormecido.
En el cielo, ni una estrella,
en la arboleda ni un zumbido.
Las palabras no tenían
ni rumor ni sentido.
¿Cuánto tiempo pasamos
en el silencio fundidos...?

De repente, comenzaron
a titilar los luceros,
un aroma a hinojo
se esparció en el viento,
rompió una calandria
a cantar en el laurel...
¿qué pasaba en el mundo
para tal alboroto?
¡Un beso revoloteaba
en la rosa de tus labios!

(del libro A Rosa de Cen Follas)

domingo, 5 de septiembre de 2010

Aquí, entre tú y yo...

a Antonio Díaz Bermúdez
(Jesús para los amigos)

Cómo hacer para no extrañarte?
Tu presencia llenó cada rincón
posible del espacio en derredor.
Cada milímetro de superficie,
cada intersticio, cada objeto,
conserva en su esplendor,
la energía vital que le inyectaste
más allá de la apariencia
de la piedra o del metal.
Cómo hacer, entonces, para no extrañarte?

... Si aún el aire, en su rumor,
llena el ambiente
con los ecos de tu obstinada terquedad
y tu risa franca!

... Y ¿sabes?
aunque habrá, no lo dudo,
quien no pueda entender esto que digo,
menos te recordamos, amigo,
por aquello que nos diste
que por todo lo que nunca te guardaste:
que dejaste caer, así, sin más,
queriendo, como quien no quiere,
generoso y desprendido.

Ahora te sientas en el zaguán de la noche
a velar, quizá, por aquellos que quedamos.
¿Oyes la música?
Nunca tuvo tanta magia este piano.
... y no hay tristeza.
No hay tristeza, ¿lo ves?
Nostalgia sí.
Porque la nostalgia es esa atmosfera liviana
que envuelve al recuerdo
cuando ya no es posible regresar a lo pasado.

No hay tristeza en la nostalgia,
sólo añoranza. Eso sí.
Poco homenaje sería recordarte con tristeza...
a ti, que aún en los momentos de mayor dolor
fuiste capaz de regalarnos una sonrisa...
poco homenaje sería!
Pero añoranza...
Sin remedio, se añora lo que se extraña...
Y aquí, ...entre tú y yo,
no sabemos qué hacer para no extrañarte!

viernes, 20 de agosto de 2010

Siervos Voluntarios de Google

(artículo de Lluís Foix en su blog de LA VANGUARDIA, 18-8-2010)

El presidente de Google, Eric Schmidt, lo advierte sin sonrojarse. Llegará un día en que los jóvenes de hoy querrán cambiar sus nombres para borrar sus actividades juveniles en Internet, redes sociales y toda la tecnología que nos envuelve.

Eric Schmidt ha explicado al Wall Street Journal que muchos jóvenes no son conscientes de las consecuencias de tener a disposición del mundo tanta información personal sobre ellos en la red. El presidente de Google, sin embargo, lanza proyectos para disponer de nuevos instrumentos para disponer de más información sobre millones de personas en todo el mundo que trabajamos, nos lo ofrece gratis, dentro de sus parámetros tecnológicos.

Es peligroso estar tan fichado pero lo estaremos todavía más. Google ha destruido enciclopedias que duermen para siempre en las estanterías, nos ofrece gratis el correo electrónico global, no pagamos nada pero tiene un gran potencial económico a costa de nuestras actividades en la red. Lo podemos saber casi todo de todos.

Mr. Schmidt es, por lo menos, sincero: "no creo que la sociedad ha entendido qué pasa cuando todo es accesible, conocible, grabado por todo el mundo siempre y en todo lugar. Pienso que, como sociedad, debemos pensar sobre todas estas realidades." En estos momentos sabemos, nos dice, quiénes son los usuarios, qué les interesa, quiénes son sus amigos…"

Es decir, los que trabajamos con Google somos absolutamente controlables. Hay más poder en una de estas empresas que en los servicios de inteligencia del Estado Mayor del país más poderoso de la tierra. Tenemos la confianza en que nuestros datos no se utilizarán. Qué gran candidez. Somos siervos de Google que nos ha captado suave y silenciosamente.

Una pregunta, ¿se pueden tener mil o diez mil amigos? Qué concepto tan desproporcionado de la amistad, tan poco humano, tan virtual. El Gran Hermano orwelliano es por ahora una empresa que pretende obtener el mayor beneficio posible. Pero si un día, por razones de seguridad nacional o internacional, en caso de guerra, es confiscada por un gobierno, podemos ser víctimas de nuestra sinceridad al entregar todos los datos que podrán ser utilizados en contra nuestra.

En nombre de la libertad para cultivar relaciones, podemos ser víctimas de ella. ¿Quién garantiza que el amigo 349 no va a utilizar nuestros datos? Ciertamente, hay que reflexionar y mucho sobre la realidad en la que nos movemos. Una persona que exhibe su intimidad a raudales deja de tener intimidad. Es cautivo de ella. Puede convertirse en un robot inteligente, pero robot, manejado con mando a distancia.

Artículo de Lluís Foix en su blog de
LA VANGUARDIA, 18-8-2010

jueves, 19 de agosto de 2010

Setenta años después, un funcionario de registro civil, atendiendo a quién sabe qué absurda ley (que ese tipo de cosas no se hacen por impulso individual), abre un libro de actas y escribe una nota marginal en el folio en que descansa la inscripción del nacimiento de una mujer, hija de madre soltera (me reservo el nombre porque no viene al caso) y "padre desconocido" (así, literal, tal y como figura en el texto original). La nota reza lo siguiente:
Atendiendo a razones de identificación, se le asigna, por nombre del padre, el de "Juan" y por apellido, el de "Castro".
De esa manera, gracias a la arbitrariedad de unos legisladores trasnochados después de un "botellón" en alguna plaza pública de Madrid, unas cortes más llenas de "moralistas" que de "gente con moral", y un rey decadente que promueve una ley según la cual todos,a la fuerza, debemos tener dos apellidos, una mujer que durante setenta años figuró legalmente ante la sociedad como "Carmen Pérez" (sin segundo apellido que, aunque sobre decirlo, nunca necesitó), pasa a ser Carmen Pérez Castro, con todas las implicaciones del caso: cuando se le ocurra preguntar cómo va a hacer con todos los documentos generados a lo largo de 70 años: acta de matrimonio, partidas de nacimiento de sus hijos, cuentas bancarias, documentos de propiedad de lo mucho o poco que posea, etc., alguien le contestará "eso es su problema y usted es quien tiene que arreglarlo".

Cómo puede ayudar a la identificación de una persona, asignarle al azar un nombre y un apellido a su padre. Es obvio que padre tuvo. El único acontecimiento documentado de un nacimiento sin padre terrenal sucedió un año antes de la era cristiana y todavía hoy, su veracidad, es motivo de amplias discusiones y poca credibilidad.

Si a los "cortesanos" (entendiendo por tal a los hombres de las Cortes que también hay mujeres "cortesanas", pero estas no pueden ser "padre") les molesta la cantidad de hijos de madres solteras que hay en España, bien pueden dividirse tal población a partes iguales y asignarles, al grupo que les toque, su nombre y apellido.
Incluso el rey podría hacer otro tanto... esta mujer, en lugar de "Carmen Pérez Castro", podría haber sido "Carmen Pérez de Borbón", si le hubiesen asignado por nombre del padre "Juan Carlos" y por apellido "Borbón".

Cuando se trata de hacer el ridículo, los españoles damos un paso adelante. Lo malo es que el ridículo de los legisladores en la península, puede causar mucho daño a los españoles en la diáspora; esos emigrantes que llevan, algunos de ellos, más de cincuenta años fuera de España.

domingo, 8 de agosto de 2010

Ser Absuelto

Por Carlos Mackenzie

No importa si no venís conmigo,
este viaje es mejor hacerlo solo
Andrés Calamaro



Me iré entre desconsuelos,
pero no a mi pesar,
a vagar quién sabe dónde,
a buscar el llanto de las estrellas,
al lugar que se quedó sin nombre,
para atrapar todo eso que no volverá.

Me iré, no para hacer falta,
no por olvidar,
o porque ya haya olvidado
las promesas a destiempo,
las constelaciones que dibujé en mis arrebatos;
hace falta encontrarme
más allá de las horas,
en la enorme lejanía
de una triste mirada
que me evitará partir,
que me aleje.

Tomaré mis cosas
para marcharme lejos,
y aunque me voy por gusto,
las penas pesan lo que pesa un muerto.
Pese a la fatiga del destierro,
debo ir lejos, donde no podré verte,
donde no podré más que recordar tu caricia al viento;
aunque tus ojos me lo impidan, me retengan en recuerdo
y tu mirada me llore,

partiré más allá de las horas,
en aquel lugar sin nombre,
que me conduce lejos
del hombre, de su absurdo, de su inhumanidad…
De la jurisdicción del tiempo…

Donde todo tiene nombre de eternidad,
allá donde el tiempo ya no podrá acosarme ni un minuto más.

Me iré, no por faltar,
por descumplir mi promesa,
o por dejarte sin nada,
no porque te quiera dejar;
ni siquiera perderte entre la niebla
abrumadora de nuestros cuerpos ausentes,
sólo quiero ser absuelto
de las horas que nos dejan,
de los minutos que me matan
y de los días que corroen la sangre;

me voy lejos, más allá de la eternidad,
me voy para ser absuelto
de todo lo que me impide
quererte para siempre…
Más allá de las horas,
donde te esperaré,
donde por siempre
te pueda mirar.

Hojas Sueltas Desde PoeSite

Anilina

(Por Leonid Montesinos)

Quise ser parte de la vida, pero se me quedó un trozo de muerte enredado en la existencia.
Quise ser el primero en llegar, pero fui el primero en perder.
Justo cuando dejé de querer, ella quiso que la quisiera. Y yo quise quererla nuevamente, pero intenté ser parte de la vida y me enredé con un hilo de muerte que me tendió la soledad desde las sombras.
Me quedé pegado al vestido empolvado de la vida.
Se secó la sangre de los recuerdos y ya es momento de estridentizar la ciudad, de subir el volumen a Silvestre Revueltas, de volver a prismatizar las imágenes y agregar colores antiguos, revolverlos con la fosforescencia del siglo. Con la esencia del siglo.
Quiero ser parte de la vida!! Desenrédame el cabello, creo que hay un latido de muerte incrustado en mi cráneo.

Hojas Sueltas desde PoeSite

miércoles, 31 de marzo de 2010

Las niñas

(Un poema de Hugo Salvatierra - México)

Si yo fuera una de esas niñas diría no quiero que sean las seis.
Si por mí fuera atrancaría las ardientes manecillas del reloj justo a las 5:59,
las escondería dentro de mi vientre hasta las 8 de mañana
para nunca ver abierto ese portón
y presentir la noche
y jamás salir con el resto de las chicas como vaca al matadero,
con los ojos congelados,
llenos de incertidumbre y de certeza,
con las palmas de las manos adheridas al pecho
como resguardando un capullo lleno de los hijos que aún no tengo,
del sollozo diario de mi madre,
del recuerdo de lo que quedó de Martha en aquel terreno baldío,
y de todas esas cruces armadas con restos de estadísticas
y con los gritos de María Adelaida, María Asunción, María de los Ángeles,
María del Refugio, María, María y siempre María.

Me resisto a caminar de prisa,
a tragar a cada paso las risas incineradas de todas esas niñas
quienes no tuvieron otro remedio que crecer antes de tiempo,
y mientras maquilaban soñar con el amor de su vida,
que abordan con él un autobús que las lleva a una playa soleada,
o a un monte donde el viento jamás te corta la cara de miedo.

Quisiera que el último minuto de las cinco fuera tan largo como el border,
qué si oigo ocho horas más el quejido de las máquinas,
ese crash..., crash que algún día terminará por reventar mis oídos
igual que una máquina lo hizo con los dedos de mi prima,
y el calor de la fábrica con las manos artríticas de mi madre y de su madre.

Rezo mil Padres Nuestros antes de que den las seis.
Comienzo a pedir a Dios y no ceso hasta llegar a casa,
de reojo miro por detrás de mi hombro,
voy tan rápido como puedo.
Qué más da si las piedras traspasan mis suelas,
temo que mi sombra cobre vida y me traicione por la espalda,
que mi cuerpo inerte aparezca en el brillo cegador de la tele
o que mi sangre desborde de la portada del diario matutino.
O peor aún, ver el alma de mi madre hurgando por callejones y descampados
con la ingenua ilusión de volver a verme.

Son las 5:59.
mi corazón suda los segundos venideros,
lloro en silencio y pido por mi vida,
o para que no me toque una muerte dolorosa.
Me preparo a pisar las calles de esta ciudad de polvo,
que siempre esconde todo y nada.

domingo, 28 de febrero de 2010

Los curas comen mejor que Cristo

Al finalizar la misa del domingo 28 de febrero de 2010, en la Iglesia del Fray Luis de León, el cura hace los acostumbrados anuncios.

Entre otras cosas, habla del viaje que un grupo de niños van a hacer, durante la Semana Santa, a las montañas de Coro, donde los Agustinos Recoletos mantienen un "área misional desde hace casi 100 años" y agrega
"Estos muchachos han querido dar un giro, este año, a su forma de vivir la Semana Santa y, en lugar de irse a la playa, han decidido vivir la realidad de la vida cristiana como misioneros. Claro, esto tiene un costo... el transporte, la estadía... todo tiene un costo y no es bajo; por ello, para ayudarse con los gastos, están vendiendo rosarios, llaveros, y otras cosas que ustedes podrán adquirir, al salir, en la puerta de la iglesia... Son objetos realmente baratos... me dicen que cinco bolívares, 10 bolívares, 15 bolívares... con eso, hoy día, no se come ni una arepa... bueno, a menos que sean de las arepas que venden en las areperas de la revolución, que cuestan cuatro o cinco bolívares, pero nosotros comemos más fino que eso y gastamos bastante más"
¿Y todavía se preguntan por qué, cada vez más, la gente está abandonando las iglesias católicas y llenando otras que se han venido formando a lo largo de los siglos por la desidencia del catolicismo? Si Cristo viviera en esta época... ¿qué comería? Acaso ni una arepa "de la revolución" podría... pero, mientras hoy, tanta gente en el mundo pasa hambre y, aquí mismo, muy cerca de ellos, todavía hay quien hurga en la basura para poder comer, los curas del Colegio Fray Luis de León, se jactan en público de que comen más fino que el mismo Cristo... y la gente se ríe...

Arepa: Plato tradicional de las gastronomías colombiana, venezolana y panameña, consistente en una torta de masa o harina de maíz de forma circular y semi-aplanada que generalmente se cocina asada o frita. Se come como plato principal o como acompañante, sola o rellena, comúnmente como parte del desayuno, del almuerzo o la cena.

"Fray Luis De León": Iglesia adosada a la unidad educativa del mismo nombre, ubicada en la Avenida Fuerzas Armadas, a la altura de la parroquia San Agustín (hay quien dice que es Santa Rosalía), Caracas, Venezuela.

martes, 23 de febrero de 2010

AZNAR: Verbo intransitivo cuya conjugación en primera persona del presente es "Yo azno"

miércoles, 17 de febrero de 2010

¿De qué se vanagloriaba Bosé?

El 20 de septiembre de 2009, Miguel Bosé se vanagloriaba, ante miles de personas (más para las cadenas de televisión que para el público presente), del lleno total logrado en la Plaza de la Revolución con motivo del "Concierto por la paz" organizado por Juanes y amigos... ¿De qué se vanagloriaba Bosé? Quizás nadie le dijo que un año antes, el 12 de agosto de 2008, "Buena Fe", un par de muchachitos con una trayectoria musical bastante menor que la del internacional menos conocido de los que participaron en el concierto del Juanillos, había logrado, en el mismo lugar, un lleno, si no mayor, de igual tamaño. Si comparamos conciertos exitosos, tendríamos que poner en una balanza el "quien contra quien" ¿cierto? A mi entender modestísimo, no es lo mismo hablar de un concierto donde se presentan Juanes, Miguel Bosé, Olga Tañón, Victor Manuel, Eduardo Aute y un largo etc, que de un concierto donde se presentan un grupo de desconocidos (internacionalmente hablando, quiero decir) ¿o sí?

Si Juanes "Revolucionó la Habana", según decían los titulares de prensa sobre el concierto "Paz sin Fronteras", ¿qué podríamos decir de lo que hicieron los muchachos de "Buena Fe"? ¿Por qué es más importante el lleno de Juanes y sus amigos que el lleno de "Buena Fe"?

Por cierto, cualquiera "con cuatro dedos de frente" (Bosé tiene más, pero es por el cabello que le falta y no por otra cosa) y con capacidad para un simple cálculo aritmético es capaz de determinar que en esa plaza no caben 1.500.000 personas, como él aseguró ante los microfonos, a menos que le pongamos encima otro piso de igual tamaño. Más acertados fueron aquellos que, sin comprometerse demasiado, dijeron "había algo más de 700 mil personas"