lunes, 20 de agosto de 2018

Respeto, valoración mutua y disposición para honrar el compromiso por encima de cualquier circunstancia temporal... 
Ese es el secreto. No hay más. Dejar de ser para dar paso al ser del otro, y aún así: no siendo, conservar la propia identidad; porque no es cuestión de complemento, sino un tema de unidad. No es cuestión de dos en uno, sino cosa de uno en dos. Y siempre, Dios en el medio, que allí donde habite Dios, no hay problema, por más grande, que no tenga solución.
Cuando amanecen las arrugas y el cabello se viste de invierno o se confunde con el color de la piel, queda el tiempo dedicado y los recuerdos compartidos.
Qué podría yo decirte?
Aunque calcemos la misma talla, mis zapatos no te servirán para hacer este camino
Algunos consejos sólo hacen bien a quien los da porque desahoga con ello su carga de frustraciones y no te voy a hacer cargar a ti con las mías. 
Cada quien tiene que enfrentar su historia personal.
Yo sólo puedo hacerme a un lado
en un lugar donde tú sepas que he de estar a la espera por si un día necesitas regresar.
Y ahí estaremos.
No te quepa la menor duda!

(A Gabriel Arturo Dasilva, septiembre, 2017)
Las seis y media en la mañana.
Neno!
Ea, neniño; hay que levantarse!
Volveré a pasar en diez minutos
-yo lo pienso, tú lo sabes;
por eso no te apuras demasiado-
Volveré a pasar en diez minutos
Entonces me sentaré en la cama
Hasta confirmar que estás despierto
No te levantarás de inmediato pero ya no tendré que volver.
Cuando mucho, me acercaré a la puerta sin entrar
El desayuno está en la mesa
En cualquier momento aparecerás por la cocina.

Ya no más!
No, por un tiempo
Aunque a veces,
De madrugada, todavía asomo la cabeza por la puerta de tu habitación.
La cama vacía es inútil recordatorio de lo que no he olvidado
           "todo pasa y todo queda"
Dijo algún día el poeta
          "Todo pasa y todo queda,
            Pero lo nuestro es pasar"
Y yo me encuentro a mi mismo
perdido en tiempo y espacio
Susurrándole al silencio:
Ea, neno; hay que marchar!

Por un tiempo, ya no más!
Y te imagino a ti, allá, en la distancia,
Esperando, quizás, a mi segunda llamada
Después del despertador
A sabiendas de que nunca va a llegar.
Ya no hay segundas llamadas
Ni primeras. Ya no más!
               Pero tienes un camino.
En su lugar, hay un río que tú debes navegar
Capitán de tus propias naves
Conquistador de tierras y mares
Sigue tu camino y regresa
Cuando quieras regresar

Nunca sabrá Sabina, viejo zorro,
Toda la nostalgia que sembró
Ni alcanzó Janis, en vida, a comprender
el alcance de todo cuanto cantó

Conozco personas que, a diez centímetros, no llegan a tocarse nunca.
Otras, a miles de kilómetros, no llegan a separarse jamás.

... And when we fall, we fall together, not alone!

(a Jorge Luis Dasilva, noviembre, 2017)

jueves, 30 de noviembre de 2017

Dios siempre ha estado ahí: donde y cuando lo he necesitado. En la forma de un amigo inesperado, en la forma de un desconocido que, sin mayor motivo me echa la mano; como si fuera casualidad, azar, coincidencia. No puedo recordar una sola vez en la que Dios me haya abandonado en circunstancias desesperadas. A veces, mi memoria es corta y, ante la urgencia, olvido todo lo vivido y todo lo pasado y, entonces, me desespero y en mi desesperación me siento perdido. De pronto, la luz como si fuera un relámpago, se hace alrededor de mi y todo se soluciona...
Quizás no se mostrará ante ti en el justo instante en que tú lo quieras, pero te lo aseguro: siempre aparecerá cuando lo necesites y nunca llega tarde!!!

jueves, 23 de noviembre de 2017

Cuando alguien se topa conmigo...
Si ve en mi algo que yo no soy,
es mía la culpa?

Cuando alguien busca en mi
lo que yo no tengo...
Si no lo encuentra,
también de eso culpable soy?

Por no haber entregado
aquello que nunca ofrecí,
Qué culpa me cabe a mi?
En dónde está mi pecado?

Tal vez creí
que al ponerte en un pedestal
permanecerías inalterable para siempre
No fue tu culpa.
                  Toda mía, fue:
       los pedestales no son para la gente!

Sólo sufre decepción
quien algo espera
fuera de si mismo

Esto no es poesía. Son simples reflexiones. Pensamientos al voleo.

Seguramente no faltará quien piense que llevan implícita una dedicatoria; que nacieron con un destino predeterminado. Nada más equivocado. Han sido tantos los acontecimientos de los últimos tiempos, que tanto una dedicatoria como algún posible destinatario tendría una lista interminable de nombres; y no es el caso. Empezaría en quienes se decepcionan por haberse creado expectativas unilateralmente, y terminaría quizás por quienes te bloquean en las redes sociales teniendo por única razón que no sepas nada de su vida... Yo, que poco utilizo redes sociales y poco sé de eso, no acabo de entender que alguien quiera evitar que veas el contenido de sus redes sociales cuando, por definición -y contrato con el propietario de la red- el contenido de las redes sociales es público.
Quien quiera, por tanto, atribuirse una dedicatoria o ser el destino predeterminado de mis lineas, está en total libertad de hacerlo; pero sepa, sin embargo, que no esa mi intención.
Viene a mi mente un texto que alguna vez leí de un tal Joan Dalú, celebre catalán de origen sevillano, primo hermano -hasta donde tengo entendido- de Juan de Mairena:

No soy hombre de detalles. Lo fui hace muchos años.Ya no más.
El valor o la importancia del detalle depende de la expectativa ajena y eso es algo que queda fuera de mi control.  No comparto la cultura del obsequio, ni del galanteo y, menos aún, de la adulación. El mejor detalle que puedo ofrecer a cualquiera, es estar cuándo y dónde se me necesita, siempre en función de las prioridades derivadas del compromiso adquirido. Vivo de acuerdo a las reglas que me impone el grupo social al que pertenezco o quiero pertenecer, pero amo y siento a mi manera; quizás no, de la forma en que la mayoría ama y siente o dice amar y sentir (que hay quien, por decir, dice lo que sea y no siempre dicho y hecho van juntos por la misma senda). Amo y siento a mi manera, decía, y así -que yo a nadie obligo- me ha de querer quien quererme quiera.
Quien crea que me conoce, de quién soy no tiene idea, porque en mi cuerpo, habitan dos: aquel que arrastra su vida y aquel que su vida sueña; y al mismo tiempo me habitan, que, siendo uno, son dos; y, siendo dos, uno sólo deja su huella en la tierra. No admito que me cuestionen ni espero que me comprendan; tan sólo (exijo, eso sí) el mayor de los respetos para la más pequeña de mis ideas.
No espero nada de nadie...
Y no me verán llorando, por el bien que me arrebatan o por el amor que me deja: bendición del cielo fue mientras duró y, ya que del cielo vino, bendigo yo que al cielo vuelva.

miércoles, 3 de agosto de 2016

Es notable que el desarrollo de la lengua y su vigencia se deba a la ignorancia y a la falta de interés de sus hablantes por el aprendizaje.

miércoles, 15 de junio de 2016

Jorge Luis Dasilva Golán en la Sala de Exposiciones del Teatro Teresa Carreo


Programa:

Preludio y fuga #19 en La Mayor
J.S. Bach
Fantasía #4 en Do menor
W.A. Mozart
Estudio Op. 25 #12
F. Chopin
Estudio Op. 10 #3
F. Chopin
Rondó Capriccioso
F. Mendelssohn
Asturias (Leyenda)
I. Albéniz
Gentileza
R.D. Palacios

lunes, 7 de diciembre de 2015

El socialismo se asienta en la presunción de que la totalidad de seres humanos y cada uno por separado, conoce, comprende y ejerce a cabalidad, de motu propio, la responsabilidad que le corresponde para con el entorno social y geográfico en el que habita. Ese es su gran defecto. Ese es su hándicap. Tales responsabilidades, con sus excepciones -que las hay-, no son característica de la naturaleza humana. Se ha dicho que el ser humano es un animal social... Lo es en cuánto recibe, mas no en cuánto le toca aportar.