domingo, 5 de junio de 2011

De lo que veas, podrás hablar...
De lo que oigas, mejor callar,
porque, al final, deberás decir,
me lo contaron, yo no lo vi.

Y aún a lo que vieres ponle cuidado
No sea que la luz te mueva a engaño
mostrándote su mundo equivocado
de imagenes y sombras aparentes.

No juzgues, pues jamás sin haber visto
y aún después de ver modera tu juicio.
No falten nunca espacios a la duda.

que todo bajo el sol tiene su causa
que cada ruido tiene su silencio
que todo movimiento tiene pausa

y sólo Dios entiende de motivos.

No hay comentarios: